Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes pulsar aqui para mas información.

Aceptar

Blog

Blog Title

¿Debería tener una marca?

¿No te has parado a pensar que hay productos a los que nos referimos por su marca en vez de por su nombre real? “Aspirina” en vez de fármaco, “Kleneex” en vez de pañuelos desechables, “Donuts” en lugar de rosquillas, … Así que fíjate hasta dónde puede llegar una marca.

Pero si crees que el éxito y el objetivo de una marca es llegar a esto, estás equivocado. El objetivo es todo lo contrario. Si una marca se convierte en genérica quiere decir que a toda la categoría de productos los llamaremos por el nombre de esa marca (como ocurre con los ejemplos anteriores) así que no se estará consiguiendo el objetivo que se persigue al tener una marca: que los clientes te diferencien de la competencia. Por eso es tan importante el branding.

 Las empresas y negocios que trabajan en crear su marca tienen mejores resultados a largo plazo, incluso consiguen crecer y aumentar sus ventas en momentos complicados. 

¿Qué es el branding?

Aunque hayas escuchado definiciones que no te han aclarado nada, en realidad es muy sencillo: brand se traduce como marca y branding es el proceso de creación de la marca.

El branding no sólo es pensar un nombre para tu marca, va mucho más allá. Un buen proceso de branding es necesario para que tu empresa tenga una buena identidad corporativa. Los elementos básicos del branding son:

El nombre de la marca que junto con el slogan, proyecta en los consumidores el propósito y los objetivos de tu empresa. El nombre tiene que ser único, que no se parezca al de otras marcas y sea fácil de leer, pronunciar y recordar.

El logo, que es el elemento gráfico principal. Tu logo aparecerá en el membrete, tu web, la publicidad y el empaque de los productos (si es que vendes productos). Por curiosidad, puedes buscar los logos de marcas conocidas y ver el porqué de su creación y cómo han ido evolucionando en el tiempo. Esto te ayudará a conocer la importancia que tiene el logo.

Los colores de la marca. Se ha comprobado que los colores tienen un componente psicológico que afecta a cómo los consumidores perciben tu marca. Por eso, en función de los productos o servicios que vendas, debes escoger unos colores u otros

La tipografía. Que sea legible pero original. Para que veas cómo de importante es la tipografía, piensa en cómo está escrito “CocaCola” en sus latas o como es la tipografía de la palabra “Disney”. Si ahora ves cualquier palabra escrita con la tipografía de alguno de los dos ejemplos anteriores, rápidamente te acordarás y asociarás esa palabra a una determinada marca.

Por estos motivos, el branding es clave para diferenciarse de la competencia.

Aunque estos son los principales elementos que componen la marca, el proceso de creación de la misma requiere tiempo y estudio. Puedes hacerlo tú mismo, pero hay profesionales de la publicidad que lo pueden hacer por ti y están más acostumbrados a estos trabajos, además de contar con herramientas adecuadas para un resultado de calidad.